viernes, 9 de enero de 2009

Primeros entrenos para el Mapoma

Tengo pendiente escribir la crónica de la San Silvestre de Castrelos pero si espero a tenerla terminada no voy a retomar el blog. Así que dejo en suspenso dicha crónica y empiezo a contar mi aventura del Mapoma 2009.

Según el khenéfono/micoach la fecha tope para empezar a entrenar para el Mapoma era el 23 de diciembre, por lo que programé el inicio del plan de entrenamiento para dicha fecha.

El 24 hice el primer entrenamiento. Fueron poco más de 5 km a ritmo lento por la ribera del Lagares, en Vigo.

El siguiente entrenamiento fue el 29 de diciembre, cuando troté 13 kilómetros y medio por la ribera del Mero, en Culleredo.

El 31 de diciembre hice los casi 6 kilómetros de la san Silvestre viguesa, acompañado de mis hijos (de 5 y 7 años) por lo que el ritmo fue incluso más cómodo de lo habitual. Esta carrera no quedó registrada en el khenéfono porque me quedé sin batería. El resto de las vacaciones de Navidad (y la mayor parte de las correspondientes al mes de diciembre) no corrí ni un metro. Se las dediqué a la familia y a las compras navideñas.

El día 7, volví al trabajo y a los entrenamientos. Me he saltado un montón de entrenos previos pero tampoco es relevante a casi 4 meses del Maratón de Madrid. El miércoles 7 corrí 10,5 km, a ritmo de acabo-de-terminar-las-vacaciones-de-Navidad-y-estoy-relleno-como-un-pavo. Hacía un frío que pelaba, por lo que llevé el cortavientos (que para nada sirve de abrigo, pero por lo menos te corta el viento frío).

Ayer fueron poco más de 5 km. Hacía tanto frío que en vez de camiseta técnica salí a correr con camiseta de algodón y el cortavientos. Estrenaba mis flamantes Nike Pegasus nuevas que me trajeron los Reyes Magos. A los 500 metros, trastabillé y me torcí un tobillo. Mis 90 kiletes de peso se fueron contra dicha articulación pero no llegué a caer. Como estaba cerca de casa pensé si no sería mejor volver pero recordé un comentario que me había hecho mi amigo Banderas de que en estos casos es mejor seguir corriendo. Seguí adelante. Al cabo de un par de kilómetros el dolor pareció desaparecer, dejando simplemnte una molestia. Al terminar el entrenamiento me encontraba casi bien del todo. Hoy tampoco tengo molestias, salvo que intente forzar lateralmente el tobillo.

Hoy me toca descanso y mañana unos diez kilómetros. Veremos cómo se comporta el tobillo.

3 comentarios:

Pedro dijo...

"ritmo de acabo-de-terminar-las-vacaciones-de-Navidad-y-estoy-relleno-como-un-pavo" que bueno khene ,venga mucho animo con ese maraton, te seguiré de cerca en esos entrenamientos.
Saludos.

Grimo runner dijo...

No te creas que tampoco esta tan mal empezar con esos kilos de más para preparar el MAPOMA, te van a venir bien para todo el trabajo que te espera en esa preparación. Un abrazo.

khene dijo...

Veré qué puedo hacer con esos kilos de más. ¿No se los podría donar a una ONG?
Gracias por los ánimos.