domingo, 31 de mayo de 2009

Donde dije «digo» digo «Diego»


Sé que dije que no iba a correr a Betanzos. Llevaba un mes sin entrenar. Puedo prometer y prometo, como decía Adolfo Suárez, que hasta el sábado por la noche no tomé la decisión de ir (que no de correr). Me levanté el domingo por la mañana y no tenía nada claro. Cuando llegué a coger el dorsal, me dijeron que existía el nombre en la lista pero no el dorsal, al tiempo que el «escribano» me devolvía los 5 euros. Los dioses no me eran propicios. Puedo deciros que ni siquiera calenté, porque no tenía claro que fuera a correr. Pero...

Corrí la media de Betanzos y ésta es mi crónica.

Llegué al Polideportivo y no tuve problemas en encontrar sitio para aparcar. Eran las diez y poco de la mañana. Cuando iba a recoger el dorsal, oí una voz que me llamaba: ¡Khene! Era Beauvais que estaba vaciando la vejiga contra unas zarzas. Termina la faena y extiende la mano para saludarme. La misma mano con la que se había aguantado el miembro y con la que se había sacudido la última gotita. Tras un pequeño titubeo por mi parte, nos damos un apretón de manos, que peores cosas he tocado con la mano. Charlamos unos instantes y voy hacia la fila. Allí saludo a Bytheface, que se sorprende al verme con barba. Teniendo en cuenta que hace año y medio que la llevo, me doy cuenta que hace mucho que no nos vemos.

Tras diez minutos de espera, me toca mi turno. Dicen mi nombre en alto y mi número de dorsal mientras recogen los 5 euros. Parecía una mesa electoral (menos en lo de los 5 euros, claro). ¡Oh, sorpresa! Mi nombre está pero mi dorsal no aparece. El «secretario de la mesa» me intenta devolver el dinero mientras el «vocal» vuelve a buscar. Por fin, el «presidente» se percata de la situación y le cuenta el problema a una persona de «runporto» que me entrega un nuevo dorsal y anota el cambio de número.

Al salir empiezo a encontrarme con un montón de amigos/correlegas/foreros o como queráis llamarlos (yo los considero amigos, algunos con más confianza y contacto que con otros, pero todos dentro del mismo saco). Gallego, Banderas, Fema, Admin, Mr. Dixie, Beauvais, Moncholeiro, Jeff, JeffXavi, Irdam, Manwe, Ferrolano, Bytheface, Linkinpark, Ivanno (que me contó que se va a Nueva York a correr su segunda maratón: ¡joder, que si engancha esto del running!), Pipe, Bardallas, etc. Seguro que me olvido de nombrar a alguno. Banderas me dio un poco de protección solar y creo que le debo la vida. Después propuso calentar un rato y yo le propuse tomar un café. Y allá nos fuimos Banderas, Moncholeiro, Mr. Dixie y yo a tomarnos un cafelito cuando faltaban solamente 10 minutos para que dieran la salida. Después me fui a cambiar (creo que vas entendiendo con qué calma me tomé esta media) y fui hacia la salida. Allí me encontré con Elpeper y Aurora, que me contaron que se lo iban a tomar con calma (menos mal que se lo tomaron con calma porque la buena de Aurora ¡quedó de tercera en la general femenina!).

Dan la salida con unos minutos de retraso. En un grupito vamos Banderas, Pipe, Bardallas y yo. Al principio también corrí unos metros al lado de Ivanno, al igual que habíamos hecho en el Maratón de Madrid. El sol era abrasador. Le dije a Banderas que no iba bien de pecho y el me contestó que de pecho iba bien. Una corredora que iba delante se volvió para mirarnos, supongo que por si la cosa iba con ella. XD Subimos por la cuesta de las Angustias y continuamos hacia el mar. Banderas me contó que el miércoles tuvo un ataque de ciática, que hoy le dolía el psoas y los tibiales, poco más tarde le pasaron esos dos y le dolían los gemelos (Amigo mío, te quiero mucho (como amigo, ¡eh!) pero, ¿la palabra hipocondríaco te dice algo? XD ). Le contesté que, desde que corriamos, habíamos aprendido «un huevo» de anatomía, con las consiguientes risas. En el kilómetro 6 ó 7, Banderas reduce el ritmo para ir al mío pero pronto se da cuenta de mi pésimo estado de forma y se aleja en la distancia.

Sigue haciendo calor. Pipe me pregunta si es normal tener escalofríos. Le miento y le digo que sí, que la carrera la tiene en las piernas y que no se deje engañar por la cabeza (me alegro que lo hayas conseguido, amigo ;D). Paro a echar un pis y aprovecho para bajar un poco las pulsaciones. Pipe me imita y se queda atrás. Poco después animo a una corredora que iba caminando (muy guapa, por cierto) diciéndole que es una media dura pero que podremos con ella. Sonríe, vuelve a correr y vamos juntos un par de kilómetros (no le estreché la mano). En el kilómetro 10 me tomo un gel y me bebo casi un botellín de agua. Al llegar al puente del Pedrido mi compañera me abandona, al igual que Bardallas. Yo iba muy flojo.

El puente estaba cortado al tráfico y los cláxones de los coches atronaban con sus pitidos. Tras el puente, una tremenda cuesta. Al llegar arriba iba solo. Le pregunto a los ciclistas por dónde se va (no estaba señalizado) y me lo indican. También me dicen que falta sólo una cuesta pequeña. He aprendido una lección: jamás te fíes de lo que un ciclista le llama «una cuesta pequeña». Ni era pequeña ni era sólo una. Sigo corriendo y animando a los que se van quedando por el camino.

En el portal de una casa, una niña de unos 6 ó 7 años me ofrece un vaso de agua y me pregunta si prefiero un manguerazo. Me paro, le sonrío y le pido «un poco de agua, por favor». Bebo un sorbo, le devuelvo el vaso, le doy las gracias y sigo corriendo solo. Llegué al avituallamiento donde 7 personas me ofrecían agua. Busqué al más joven (que sé que les hace ilusión entregar el agua), y cogí el botellín que me ofrecía un niño con un brazo escayolado. Ya llegando a Betanzos, vi a un miembro de la benemérita con el unifome completo, con la chupa abrochada y el casco puesto. Le pregunté si no tenía calor y me dijo que mucho, que se estaba asfixiando. Pasé a un par de corredores y algún otro me pasó a mí. A todos les decía algo para hacer más llevadero el recorrido.

Por fin llego a Betanzos. En los cruces tuve que preguntar varias veces por dónde se iba: a unos señores que pasaban por allí (de paso les pregunté si el primero iba muy lejos y si aún lo podía alcanzar XD), a miembros de Protección Civil, a unos ciclistas... En el kilómetro 20 llegué a un cruce donde no había nadie a quien preguntar. Vi a lo lejos a un corredor y lo seguí. Todavía tuve que preguntar dos veces más por dónde ir. La última indicación me la dio el Admin. Allí estaba la meta. Manwe, que estaba viendo la carrera, me dio ánimos.

Al fin llego después de más de 2 horas de sol y calor. Dos tíos, con una especie de raquetas en la mano, se me acercaron e hicieron el amago de golpearme el pecho. Se oyó un zumbido y entendí que estaban desactivando el chip (que era de los que van pegados en el dorsal). Me dieron agua, una pera y dos naranjas, que devoré mientras saludaba a los conocidos que me iba encontrando. Le pregunté a una chica por la camiseta y me dijo que los que vivíamos cerca de Coruña, teníamos que ir a recogerla a SportZone. ¡Qué listos! ¡Buena publicidad!

Charlé con Bytheface, que me dijo que estaba empezando a entrenar entre 6 y 8 kilómetros. También estuve hablando con Manwe. Le pregunté por su padre, Booker, y me dijo que había pasado una temporada de bajón pero que ya estaba de nuevo en la brecha. Cuando ya me iba para el coche me acordé de que, mientras hacía cola para recoger el dorsal, había visto entrar en el Polideportivo a un hombre con unas empanadas. Me acerqué y me encontré con Gallego, que me llevó hasta las empanadas. ¡Menuda fiesta! También había fiambre, refrescos, patatillas (patatas fritas para los no vigueses), manises (cacahuetes, para los mismos) y un montón de más cosas de comer. Me encontré con más amiguetes: lentoperosejuro, aficionado, moncholeiro, gallego, etc. Charlamos un rato mientras le atacábamos a las empanadas y me despedí de ellos. Por el camino me crucé con Alber y, un poco después, con Tara. La vi muy entera, teniendo en cuenta la climatología del día.

Me fui hacia el coche, cansado (no demasiado, creía que iba a estar peor) pero feliz por haber disfrutado una carrera más con estos monstruos de las carreras de fondo :D


PS: Me olvidaba que también saludé a KRRKRRKTPILLO, o como quiera se escriba XD, y también hablé con Mincha, sin saber que era él.

7 comentarios:

ojordo dijo...

Que crack.....enhorabuena...CAMPEON

Pipe dijo...

¿No ibas a titular la crónica "Like a Virgin"?

Oye, me cago en todo lo que se menea por decirme que los escalofríos eran normales.... joder...

khene dijo...

Iba a titularlo «Like a Virgin», pero era un poco engorroso de explicar. Me fui por lo sencillo.

Pipe, los escalofríos no eran normales pero seguro que te pasaron en unos minutos, ¿no? Si te hubieran seguido, tú mismo hubieras decidido parar. Llevabas sólo 5 kilómetros. Si me lo hubieras dicho en el kilómetro 15, te habría dicho que lo dejaras, que no valía la pena seguir.

Oscarunin dijo...

ENHORABUENA CAMPEON.

banderas dijo...

Vayamos por partes ¿no?

No soy eso que tú dices... de verdad que estaba mal... pero al ir calentando fueron desapareciendo las dolencias. Te puedo prometer y prometo que en el km. 15 ya no me dolía nada... y así terminé.

Yo también daba ánimos a cada corredor que pasaba (¿seremos viejos colegas tú y yo que todo se nos pega?), bebí del vaso que el niño ofrecía y me faltó tiempo para hablar con el benemérito... pero la idea de preguntarle se me pasó por la cabeza... me faltó nada.

¡Joder, qué bien sienta la empanada después de una carrera!

¡Enhorabuena, chavalote! Nos vemos en la de Coruña ¿no? ¿Y en Cambados?

khene dijo...

Banderas, meu, siempre te quejas y siempre llegas como un campeón (de lo cual me alegro). Ha sido un placer correr unos kilómetros a tu lado pero, como ya te dije, estaba muy flojo. Ya sé que no eres un hipocondríaco y que no eres, precisamente, un quejica pero aún estoy esperando la primera carrera en que digas que te sientes «en plena forma» y que no tienes ninguna dolencia XD Lo de Cambados lo veo 'odido porque este es el mes de la reunificación familiar y necesitamos todos los fines de semana para traer las cosas desde el exilio. Ni siquiera estoy seguro de poder asistir a Coruña.

Un abrazo enorme y espero compartir contigo unos kilómetros en Coruña ;D Mucha mierda en Cambados ;)

Oscar, Ojordo, muchas gracias por las felicitaciones :D

Grimo runner dijo...

Enhorabuena Khene, joer como me fastidia no haber podido ir, aun nos hubieramos echado unas risas, y de paso te hubiera devuelto los malditos 3 euros que a este paso va a caducar la deuda, a ver si puedes ir a Cambados y si no tienes una preciosa carrera en redondela el 28, 6km de nada. Un abrazo.